AVISO Este sitio utiliza cookies. Al navegar por el sitio, usted está consintiendo a su uso. Más información sobre el uso de cookies.

Acceso myCasaYES
Ingrese sus datos de acceso
entrar Acceso denegado!
» Recuperar la contraseña
Recuperar Contraseña
Ingrese su dirección de e-mail de acceso
  • »
  • »
  • »
  • »
  • »
período de sesiones en comparación:
» Nueva sesión
Título de la sesión: » Existentes período de sesiones
añadir
Por favor, rellene todos los campos requeridos
Registro en myCasaYES
Beneficios de ser un usuario registrado:
  • » No hay derecho a un número ilimitado de sesiones para la comparación;
  • » Capacidad para volver a configurar una sesión de comparación;
  • » Posibilidad de añadir inmuebles en comparación con las sesiones existentes.
  • » Otras ventajas
  • » Registrarse / Entrar
Siga nosotros YouTube Vimeo
Haga clic en el mapa o escriba la ubicación donde desea buscar ... Usted puede escribir el nombre del condado y / o de la parroquia ... Usted puede escribir el nombre de la parroquia ...
Haga clic en el mapa ou escriba el distrito, el condado y / o de la parroquia
ToBuy Fields
ToRent Fields
ToVacationRent Fields
ToOtherBusiness Fields
menos opciones
PT EN ES

Noticias

Lista de los últimos inmuebles en CasaYES

Vivienda: doce preguntas y una certeza

Vivienda: doce preguntas y una certeza

18/07/2011

Fuente: http://elpais.es

 ¿Podemos confiar en el autocontrol del mercado inmobiliario? El precio de la vivienda ha caído entre un 25 y un 30 % desde el máximo de finales del 2007; la venta de viviendas en el primer trimestre del 2011 se desplomó y el mercado se encuentra en "encefalograma plano". La actual crisis ha puesto en cuestión "todos" los resortes económicos, financieros, sociales y profesionales en los que se ha basado el mercado inmobiliario que hemos heredado. La vivienda ha perdido su credibilidad como refugio estable del ahorro familiar.

 Los inversores han visto como se volatiliza la rentabilidad de sus activos inmobiliarios. Los instrumentos financieros están puestos en cuestión; la "dación en pago" se está reclamando como una salida frente a la ejecución hipotecaria; los suelos de las hipotecas, las apuestas financieras, los diferenciales, los tipos variables, las comisiones son instrumentos que impiden una planificación de los compromisos económicos. La sociedad ha vivido la ficción de un enriquecimiento rápido y fácil mientras la demanda de vivienda pública sufría un incremento poco saludable.


¿Es posible y recomendable volver al escenario anterior o debemos aplicarnos en poner las bases de uno nuevo? En un ejercicio de pura ingenuidad económica, una definición teórica del mercado inmobiliario liberalizado y desregulado nos propone que "el ajuste del precio de la vivienda se produce por el equilibrio entre la oferta y la demanda en un escenario de libre competencia, con decisiones informadas y en ausencia de coerción y fraude".

¿Un teórico equilibrio entre una oferta y una demanda tan singulares como son las inmobiliarias puede realmente ajustar el precio de la vivienda? La oferta comprende no sólo la vivienda como objeto físico edificado, sino también el suelo. Mientras la edificación se deprecia por el uso y el paso del tiempo, el suelo, en el que se ha construido, se mantiene estable o gana valor por la urbanización y el crecimiento de la ciudad. La demanda puede ser muy alta, pero la frecuencia con la que un demandante acude al mercado es muy baja. La vivienda es un objeto de primera necesidad, sin embargo una persona o una familia acuden muy pocas veces al mercado a lo largo de su vida. El ejercicio de la "prueba-error" para conocer la mejor oferta y tomar la mejor decisión de compra, necesario en cualquier mercado para el pleno desarrollo de la libre competencia, es imposible en el mercado inmobiliario. La información se convierte en una pieza clave. Rectificar una mala decisión de compra se convierte en una tarea inabordable a corto plazo.

El actual escenario ha identificado liberalización y desregulación. Este mercado heredado dejó de preguntar al constructor si conocía su oficio y al promotor si era capaz de dirigir y garantizar el buen fin de una promoción inmobiliaria y, por lo tanto, gestionar adecuadamente las cantidades entregadas a cuenta. Todo se vendía y sencillamente eso era un síntoma del buen funcionamiento del mercado y sus operadores; siempre habría alguien que iba a pagar, a corto plazo, más de lo que el propietario había pagado. Entonces, ¿a quién le interesaba qué profesionales intervenían en el mercado y si estaban o no cualificados para ello? ¿Quién reclamaba la atención sobre las cláusulas que regulaban los riesgos, las de impago, las de comisiones en situaciones extremas, las de las apuestas financieras...? ¿A quién le interesaba si la vivienda iba a envejecer bien o mal, si nunca iba a bajar de precio e incluso valdría más que la vivienda nueva? ¿Qué político iba a plantear dudas sobre la "función social" del mercado inmobiliario cuando aportaba una parte importante del PIB y dejaba un suculento rendimiento fiscal?

¿Es posible hablar de ausencia de coerción cuando la necesidad de financiación, para comprar una vivienda, exige la aceptación de un banco que es ajeno a la pura necesidad de vivienda? ¿Quién tasa la vivienda para conceder un préstamo hipotecario? ¿Es posible ahora hablar de ausencia de coerción en el mercado cuando los bancos favorecen la financiación de la compra de las viviendas que ellos ofrecen? ¿Es posible hablar de ausencia de coerción cuando el 40% de la producción de vivienda en el centro de las ciudades y el 75% en las zonas de expansión se destina a un mercado público intervenido y burocratizado, y cuyo coste gravita sobre el mercado libre? ¿Se puede hablar de ausencia de coerción cuando los cambios en la política fiscal de la vivienda han convertido el mercado en una montaña rusa?

Liberalizado o no, un nuevo escenario para el mercado inmobiliario parece imprescindible. Y deberíamos sentarnos a hablar de él, desde los consumidores hasta la administración y los operadores privados. Para hablar del mercado en venta y del mercado en alquiler. Se deberá definir qué agentes intervienen en él y cuáles son sus responsabilidades. Un nuevo escenario con muchas preguntas y quizá sólo una certeza: "La vivienda nunca será un regalo, pero es un derecho". La sociedad y los políticos no pueden seguir justificando la exclusión de ciudadanos solventes del mercado libre. Y éste debe cumplir su "función social" de ofertar una variedad de viviendas a precios asumibles por las rentas de los ciudadanos.